1883

La intuición de un hombre

Todo comienza el día en el que Philibert Routin, herborista genial, desarrolla una mezcla excepcional de 35 plantas de los Alpes. Así nace el Vermut de Chambéry. La Maison Routin iba a revolucionar la historia del gusto.

Los años 50

UNA GRAN MARCA PARA LA HISTORIA

La construcción de los grandes embalses alpinos revoluciona la vida en los valles. La nieve, oro blanco, atrae a las cumbres el turismo de invierno. Routin se convierte un nombre legendario en la odisea del gusto.

Los años 90

THE AROMA OF INNOVATION

Philibert Routin’s bold visionary spirit infuses and inspires his heirs who in turn use their scientific insight to further enhance a ceaselessly high-spirited enterprise. Here in the French Alps, they establish Lab 1883.

HOY

EXCELENCIA Y PASIÓN

En 2013, la Maison Routin celebra 130 años de exploración sensorial. Bajo la luz de los jarabes, la inspiración brota como el primer día. Las botellas adoptan un diseño puro y elegante.

Aguas límpidas y aire de montaña, culto al sabor de las plantas autóctonas… Los Alpes franceses ofrecen un entorno ideal para la exaltación del sabor.Por eso son la cuna de los jarabes 1883 y el único lugar donde se fabrican.

Un genunino producto de los Alpes

Cerremos los ojos. El jarabe se desliza sobre la lengua, sabe a infancia, a Naturaleza, a horizonte. Néctar sencillo del país de los grandes chefs, los grandes vinos y los grandes perfumes, 1883 hace oír su nota pura en un concierto de sensaciones auténticamente francés.

Fragmentos de emoción

Primer laboratorio de análisis sensorial de Europa, el « Lab 1883» se inspira del método «campo de olores» desarrollado por Jean-Noël Jaubert en el CNRS (Centro Nacional de Investigaciónes Científicas ). Un equipo de veinte « narices» y « paladares» se dedica en exclusiva a describir las sensaciones olfativas y gustativas. De esta colaboración ha nacido una « aromateca » con más de 2000 referencias: el órgano de sabores 1883

El LAB

Artesano creador, 1883 multiplica las proposiciones singulares, destila nuevas sensaciones e inventa futuros recuerdos. La «french touch» y el gusto por los sabores naturalmente auténticos vertebran una gama variada a la par que exigente.

125 notas en pos de la excelencia