LA FRESCURA DEL TOMATE

El jarabe Tomate de 1883, un soplo de aire fresco
Con sus tonalidades rojizas y su gran variedad de matices, este jarabe sorprende una y otra vez. El equilibrio armonioso entre las notas dulces y ácidas trae al paladar toda la autenticidad del fruto maduro recién cogido en la huerta. Las notas de ataque, intensas y agrestes, dejan paso a notas florales, plácidas como el farniente de una tarde de vacaciones.
Gracias a su perfume intenso y sulfuroso, el jarabe Tomate 1883 da un toque diferente a la cerveza y el vino, mientras que acentúa con desparpajo el sabor de las bebidas calientes.

Toda la autenticidad del tomate se encuentra aquí